BADANOTIS
Instagram Twitter Google + Facebook Youtube Goear RSS
Lunes
14 de Octubre de 2019
Web de noticias de Badalona
y Sant Adrià



Fernando Ferrer, alpinista badalonés nos cuenta su última expedición hasta el momento, el ascenso al Khan Tengri, un pico de 7000 metros
“Lo más duro de la montaña es cuando regresas, a la semana siguiente ya cuentas los días que faltan para poderte marchar de nuevo”
Clara Bayo - 07/09/2010 00:02

Hace dos meses aproximadamente lo despedíamos para iniciar su expedición al Khan Tengri, un pico de 7000 metros de altura situado en la frontera entre Kazajstán y Kirguistán, en Asia. Una montaña que se caracteriza por el tiempo adverso y cambiante ya que está rodeada por dos glaciares y por un paisaje alpino extraordinario, su cara norte constituye uno de los desafíos alpinísticos más destacables. Hoy, el alpinista badalonés, Fernando Ferrer, nos cuenta su experiencia.

 "Los primeros días fueron un no parar. Llegué sobre la medianoche a Almaty, la ciudad más importante de la República de Kazajstán, y nos dirigimos directamente a descansar a un hotel. Al día siguiente y tras unas 8 horas de autobús con pinchazo incluido y una hora de jeep por una pista de tierra, llegamos a Karkara, donde parten los helicópteros hacia el Campo Base del Khan Tengri. A la mañana siguiente realizamos una ascensión a una montaña de unos tres mil y pico metros para aclimatarnos, para que la primera noche a unos 3.900 del C.B no tuviéramos problemas de altura. El próximo día embarcamos todo en el helicóptero y volamos hacia el Campo Base. Esa misma tarde hicimos unas prácticas en el glaciar y en unas palas de nieve, con cuerdas, piolet y crampones. Al día siguiente hicimos nuestro primer porteo al Campo 1, situado a unos 4,400 metros, y regresamos al CB, y para continuar con este ritmo infernal al otro día ya fuimos a dormir al Campo 1. De regreso al Campo Base por fin disfrutamos de un merecido día de descanso".

Fernando salió solo desde España pero una vez allí estuvo acompañado de un grupo de 10 personas y 4 guías. "Éramos de diferentes nacionalidades, desde un japonés y a un argelino, a tres ingleses y cuatro rusos, y también Sergio Gil de Cádiz, que nos hemos hecho muy amigos, y hemos hablado para futuras expediciones. La experiencia de los integrantes era en general buena, alguno más que otro se notaba que desconocía un poco el tema, aunque la verdadera experiencia no sólo consiste en subir montañas sino que donde se demuestra principalmente es en situaciones límite, uno puede subir y bajar muy bien, tener mucho conocimiento del material, pero hay otros puntos más importantes, como se da el caso de tener que socorrer a un herido, sacar a una persona cuando cae a una grieta".

Momentos de película

El ascenso a montañas de este tipo conlleva bastantes dificultades por lo que hay que tener una buena preparación y además estar muy concentrado. Fernando además vivió auténticos momentos complicados, en los que se puso en juego, la fuerza y el verdadero sentir de los amantes del alpinismo. Desde situaciones de rescate, hasta situaciones climatológicas adversas, pasando por momentos de alarma. "Durante el primer porteo al Campo 1, Sergio y yo tuvimos que correr para que no nos atrapara un alud, que venía hacia nosotros. Más tarde se produjo otro alud que cogió a unos amigos rumanos, a uno lo arrastró 5 metros hacia abajo y lo colgó hasta la cintura, su compañero le tuvo que ayudar para salir. Y aunque parezca de película hubo un tercer alud, nosotros no lo vimos pero nos contaron que arrastro más de 100 metros a una persona, afortunadamente no le pasó nada. Otra situación complicada, fue cuando socorrí a una persona, que le había caído una roca y le golpeó con tanta fuerza su muñeca, que le hizo tal herida, aproximadamente de unos 5 centímetros, que no paraba de emanar sangre. Hacía menos de 2 minutos que yo estaba en su mismo lugar. Además del peligro que otra piedra nos pudiera impactar a cualquiera de los dos, la persona tenía que descender y sin poder usar las dos manos no era una labor fácil. Le vendé la muñeca y le hice como una especie de torniquete en el brazo. Finalmente consiguió descender poco a poco y pudimos salir de este pequeño apuro. No me llegaron a confirmar seguro si se había fracturado uno de los huesos del antebrazo pero tenía todos los números así fuera".

Montaña: amiga y enemiga

Según Fernando cualquier montaña te puede crear una situación extrema. "Has de desistir cuando ya va tu vida por delante, y esto puede ser por varios motivos, desde una climatología muy desfavorable, como puede ser una tormenta, un viento extremo, como que haya un paso muy peligroso y en aquel momento no lleves una cuerda para asegurarte. También se ha de pensar que has de guardar fuerzas para el descenso, donde normalmente se produce la mayoría de accidentes por el cansancio que uno lleva acumulado. En mi caso yo tuve que desistir de la cima, porque no salí lo suficientemente abrigado para cima justo aquel día, posiblemente con un día mejor hubiera tenido más opciones de conseguirla, y de verdad no me preocupa en absoluto no haber hecho cima. Las piernas me temblaban del frío y el cuerpo ya empezaba también a notar síntomas de pérdida de temperatura, y solamente pensaba no en lo que me quedaba que era unos 400 metros para cima, que tampoco es que sea poco, sino que pensaba en el descenso que no tendría la suficiente fuerza para bajar. En este pico no se baja andando como en otros, tienes que esforzarte mucho pues hay mucha cuerda y mucha pared casi vertical que requiere mucha energía de uno".

Un buen sabor de boca

Pese a todo, el balance de la expedición para Fernando Ferrer es muy positivo. "Primero de todo y sin ningún tipo de remordimiento lo mejor que hice es darme media vuelta, porque con el intenso frío que pasé si hubiera continuado hubiera sufrido severas congelaciones, siendo esto quizás un mal menor. Después de unas tres semanas del día de cima todavía tengo ciertas molestias en dos dedos de mi pie izquierdo. En las expediciones siempre acabas conociendo cosas nuevas, de la montaña siempre se aprende, se aprende y se aprende, desde algún truco de cómo llevar mejor el material, hasta a alguna técnica de fortuna, o esa comida tan buena enlatada que te la llevarás para próxima expedición con esa bebida isotónica tan deliciosa, y así un sinfín de cosas. Culturalmente también uno se puede enriquecer mucho, no sólo porque ya te encuentras en otro país sino de las personas que llegas a conocer. Gracias a la montaña he podido viajar por diferentes continentes, ver otros pueblos y costumbres, de hecho sólo me queda uno por pisar que es la Antártida. En esta expedición he aprendido sobretodo dos cosas, no se ha de subestimar nunca la montaña, esta frase es muy conocida dentro del mundo del alpinismo, principalmente lo comento porque no consideré del todo el frío que me encontraría el día de ataque a cima y la segunda es que he mejorado mi técnica y conocimiento en ascensiones tan especificas como ésta".

Los próximos ascensos

Como él mismo nos cuenta, la montaña es su vida y su pasión, "lo más duro de la montaña es cuando regresas, a la semana siguiente ya cuentas los días que faltan para poderte marchar de nuevo". Y así será, porque a Fernando lo veremos de nuevo al pie del cañón el año que viene con diferentes opciones entre manos. "La primera sería el Everest, pero no es seguro del todo, la parte económica todavía no está solucionada, y como segunda opción es irme al Nepal, a escalar una de las montañas más hermosas del mundo, el Ama Dablam. Además estoy mirando la posibilidad esta Navidad, de escalar el Monte Kenia, dos cinco miles evidentemente en Kenia, o dirigirme a subir otro cinco mil en Uganda, en el macizo de las Ruwenzori". De momento se encuentra en Badalona, repasando los mejores momentos de su último ascenso hasta el momento y acompañado de familia y amigos. "Gracias a todos por vuestros ánimos, pero no sería justo no dar un millón de gracias a mi gran amigo, Manel Badahome, por la confianza depositada en mí".

 

Compartir Compartir en Twitter Version imprimible Version PDF

Comentarios
# 1    me gustan mucho las historias como estas. Entre tanto suceso, noticias de crisis, política, elecciones, catástrofes etc.. es un placer poder leer algo de este estilo de vez en cuando que aporta algo de luz y que hace ver que hay personas que llegan muy lejos. Animo fernando y a por el próximo ascenso
07/09/2010 13:39 - Isabel

# 2    Es un ejemplo a seguir. Es genial que la gente sea capaz de hacer este tipo de cosas.
08/09/2010 17:25 - Ramón

# 3    Esto,apreciado compañero si necesitas ajuda aunque sea para colocarte la mochila no dudes en contar conmigo, y recuerdate de comunicarnos con antelacion tu proxima aventura,para ir comprando las camisetas del equipo para los niños de esos lugares. Salut.
18/10/2010 19:41 - Charli


Deja un comentario

NUEVO
Requiere confirmación por e-mail para evitar el uso de spammers. El e-mail es obligatorio.


Comentario:

Mira las condiciones aquí
Nombre:
Email:
(no se publicará)
Web:
Código de seguridad: Suma 0 y 0

Últimas noticias

14/10/19 06:36
El CAP Progrés Raval de Badalona acull una exposició sobre alimentació saludable per a infants

11/10/19 13:02
Badalona commemora el Dia Mundial contra el Càncer de Mama amb dos esdeveniments

10/10/19 06:31
Convocatòria de 12 places de personal administratiu per a l'Ajuntament de Badalona

09/10/19 06:38
'Parlem de Salut Mental', tema de la sessió d'octubre de l’Aula de salut de l’Hospital Municipal de Badalona

09/10/19 06:37
Badalona es fa present en el Saló Nàutic amb el quetx Ciutat Badalona, el projecte de Dragon Boats, la incorporació de nous centres al programa de Vela Escolar i la consolidació de la pàdel race


Aviso Legal  -  Política de Privacidad  -  Contacto

La 'b' estilizada es un diseño de Manuel Esteban - Badanotis© 2009 - 2019 - Contacto webmaster