BADANOTIS
Instagram Twitter Google + Facebook Youtube Goear RSS
Lunes
18 de Enero de 2021
Web de noticias de Badalona
y Sant Adrià



'El arte es un catalizador fundamental en mi vida, es una medicina sin la que estaría perdido'
Entrevista con David Crespo, autor de la novela 'El jardín de Sonoko'
Bibianaripol.com - 20/09/2017 06:43

¿Qué tiene esta historia de amor de poco convencional?

Todas las historias de amor son poco convencionales, cada una es única, personal e intransferible, como los carnets de identidad o de las bibliotecas. Todo el mundo vive su historia de amor de manera incomparable o así debería ser. Pero si nos referimos a la novela, creo que lo que la hace poco convencional es el modo categórico con el que el destino se interpone en lo que a priori parece ser solamente una relación laboral. Todo se complica de tal modo que Kaoru, a pesar de los recelos y temores que le causa cualquier tipo de innovación, se ve obligado a cambiar, y otro tanto le ocurre también Sonoko. Los protagonistas de la novela no pueden más que metamorfosearse con el fin de hacer frente aquello que sienten o que creen sentir y que les arrastra lo quieran o no hacia un futuro incierto.

Su novela es como un viaje a Japón ¿Cómo se ha documentado?

En referencia a Japón no me he documentado especialmente. Me casé allí y he estado en un par de ocasiones durante bastante tiempo. Las localizaciones son los lugares que frecuentaba en Kioto, sitios donde me gustaba estar, ver y observar. Por lo demás, supongo que mi documentación ha sido inconsciente y constante a lo largo de los años y está basada tanto en mi pasión por la literatura como en el cine japonés.

¿Fue entonces cuando se inspiró?

Recuerdo con claridad en momento en el que se me ocurrió parte de la trama; fue en un paso de cebra en el que me detuve mientras hacía jogging con destino al templo Tō-ji (lugar que me encanta). A mi derecha vi a una chica en bicicleta y mascarilla y me pregunté si iba a volver a verla, si todos quienes estábamos compartiendo ese tiempo en ese mismo paso peatonal podríamos participar de algo más grande sin saberlo. En pocas palabras, ¿podrían nuestras vidas estar unidas o vinculadas a personas que aparentemente nada tienen que ver con nosotros? ¿Cómo nos afectaría de ser así?

Italia también juega un papel importante en la novela

Existen en el libro otras referencias a Italia que no deseo desvelar, y ahí sí hube de documentarme de manera más concreta. Me estoy refiriendo a ciertos personajes y lugares reales. Quería que quien sintiera curiosidad pudiera encontrar información con un golpe de ratón.

¿Por qué Japón?

¿Por qué no? Nos atrae siempre aquello que más raro o inusual nos resulta y yo no soy una excepción. Desde bien pequeño me sentí fascinado por el exotismo oriental y también creo recordar cuándo experimente esa atracción por vez primera. Fue una noche en la que había salido, me recogí tarde y en una de las cadenas emitían "La mujer de la arena" de Hiroshi Teshigahara, un angustiante film basado en la novela de Abe Kobo en la que un entomólogo queda atrapado en un agujero en el que vive una mujer, debía de tener unos dieciséis años. Me enamoré de los planos largos y de los momentos de silencio que tan infrecuentes son hoy día en un cine donde se impone la acción trepidante y la verborrea simplona. Como suele ocurrir, las referencias sobre otras muchas obras no tardaron en salirme al paso y descubrí el cine costumbrista y delicado de Ozu, las épicas batallas psicológicas de los personajes de Kurosawa o el surrealismo mágico de Imamura. Por supuesto y mucho tiempo después mi hilo rojo tiró de mí para llevarme hacia o el amor de mi vida, mi esposa, que es japonesa.

¿Y ese humor que se vislumbra?

Mientras escribo no intento conscientemente imprimir esa carga humorística (salvo excepciones) y es cierto que algunas páginas del libro - lo veo ahora que la gente me lo dice - son graciosas y me he dado cuenta que curiosamente son aquellas que mejor reflejan el patetismo de Kaoru. En realidad soy una persona con bastante sentido del humor,
gasto bromas y me gusta hacer reír, pero mentiría si no dijera que en ocasiones lo hago para salir del paso de situaciones que me resultan incómodas o cuando estoy nervioso. Por lo general me gusta pasar tan desapercibido como me sea posible.

¿Qué hace del protagonista, un tipo tan peculiar, tan entrañable?

Precisamente creo que en parte se debe a ese patetismo del que hablaba más arriba. Kaoru da cierta lástima porque no sabe o no puede hacer nada que se salga de sus rígidos patrones de vida. Se obliga a vivir con una coraza para que nada pueda volver a hacerle daño, algo que todos sabemos que es imposible. Es un ser extremadamente sensible provisto de un potencial atípico y maravilloso del que decide prescindir por ciertos motivos. Imagino que más de un lector tendrá ganas de meterse en el libro bien para sacudirle y ver si espabila, bien para darle un abrazo de consuelo. Por otro lado la simpatía que despierta se debe, lógicamente, a que la suya se trata de una personalidad con la que muchos pueden llegar a sentirse identificados, pues quien más y quien menos tiene complejos e inseguridades. Eso sí, sabe ser tremendamente visceral cuando tiene que serlo.

¿Se siente identificado con Karou en algún aspecto?

Por supuesto. No llego a los límites patológicos de él pero Kaoru tiene mucho de mí o yo mucho de él, no sabría decirlo. Soy un animal de costumbres y fiel a mis rutinas, a mis rituales, con lo que me cuesta horrores hacer cualquier cosa de manera espontánea. Por ejemplo, cada vez me resulta más difícil el que escuche un tema o lea un libro de un autor contemporáneo o que no conozco por más bien que me hablen de él o de su obra. Podría decir que con los años me he vuelo culturalmente perezoso y prefiero ir a lo seguro, a aquello que sé que me va a gustar de veras. Obviamente, esto va en detrimento mío, pues soy consciente que de esta manera me estoy perdiendo cosas que con toda probabilidad me apasionarían. Me siento muy cómodo elaborando tramas con personajes cuyo perfil es similar al de Kaoru, con hombres vulnerables, medrosos y raros, creo que se debe a que en cierta manera estoy volcando sobre ellos aspectos de mi propia personalidad.

¿Es una novela de casualidades o causalidades?

Es una novela de causalidades. En ella se producen determinados efectos, situaciones rocambolescas que, aparentemente, no tienen una causa visible o clara pero que existe y afecta a los protagonistas hasta el extremo que los determina de manera vital.

¿Está el destino trazado por un hilo rojo?

A riesgo de parecer ingenuo sinceramente creo que sí. La mayor de las veces no somos capaces de darnos cuenta de por qué nos ocurren las cosas que nos ocurren, pero si nos fijamos en las señales y en los detalles más insignificantes; si prestamos atención a esa hoja que cae de un árbol, al escarabajo que camina a través de nuestra sombra o en el recorrido que realiza la manzana que se nos cae de la cesta para ir a parar a los pies de una señora en el supermercado, descubrimos conexiones donde antes no había nada. La observación de esos detalles es algo que debe ejercitarse para que pueda llegar a ser significativa al igual que ocurre con los los sueños. Con el paso de los años nos hacemos conscientes de que las cosas que en su día nos hicieron daño y a las que no veíamos ningún sentido nos han facilitado la realización de cosas que de otro modo no hubiéramos logrado. Pero esto no quiere decir que debamos esperar al destino sentados y con los brazos cruzados, en cualquier momento deberemos estar preparados para una toma de decisiones y cuando eso ocurra lo sabremos. Kaoru y Sonoro viven uno de esos lapsos de inflexión y actúan en consecuencia.

¿ Se ha inspirado en algún escritor o alguna novela?

Evidentemente. Todos nos inspiramos en nuestros escritores favoritos, en nuestros directores preferidos. Yo he tratado que mi historia fuese básicamente elegante igual que una novela de Sōseki o Kawabata, pero también extrañamente fantástica como una obra de Murakami. Algo que no sé si he conseguido.

¿Es este un libro para niños o para adultos?

Es un libro para gente con sensibilidad. Nunca me propuse escribir para un público concreto y me consta que hay niños o gente muy joven con tanta o más sensibilidad que un adulto.

¿Hay magia en su novela? Sí hay magia, pero como la hay en cualquier cosa que hagamos con pasión.

Nos hallamos ante su primera novela publicada ¿Nos cuenta como fue el proceso?

Mi proceso creativo se basa fundamentalmente en dejarme llevar. No escribo con guiones ni esquemas, pero sí me gusta anotar cosas que se me pasan por la cabeza cuando corro, nado, o me bebo un whisky con hielo ante una buena película. Tengo una idea vaga de lo que quiero contar y trasmitir e intento llegar como puedo. Escribo por las mañanas, y en lo primero que me suelo centrar es en un personaje: sus circunstancias, su dilema, su manera de entender el mundo... Desde ahí voy tirando de la maraña. La mayor de las veces la cosa no llega a ninguna parte, entonces y por mucho que me guste lo que llevo escrito lo dejo apartado y vuelvo a empezar otra cosa totalmente distinta. Es un procedimiento de ensayo y error bastante agotador y frustrante, pero también catártico cuando se culmina. Una metáfora correcta sería la de un minero e busca de un filón.

¿Cree que su obra gustará en Japón?

Por supuesto que sí. El realismo mágico tiene una buena aceptación entre el lector japonés y otro tanto pasa en el cine. Ahí se convive con los mitos y las leyendas sobre fantasmas, demonios y sobre todo, con la asociación entre naturaleza y divinidad realizada por el culto sintoísta. En mi opinión, son factores que facilitan la creencia y la apertura hacia esos otros mundos invisibles a los ojos, pero igualmente reales. La historia de Kaoru es universal, casi arquetípica y además, me consta que a muchos japoneses les llama la atención el que un extranjero se pueda atrever a escribir una novela ambientada en un país que no es el suyo. No terminan de comprender las fascinación que algunos experimentamos hacia su cultura (mi esposa incluida).

El arte, a través de la pintura, la música y la poesía tiene un papel fundamental en su novela ¿También en su vida?

Sí, por supuesto. No concibo la vida sin el arte, sin música o sin esa mirada poética mediante la cual nos es posible apreciar las cosas más bellas en los lugares más prosaicos y cotidianos. Soy una persona extremadamente sensible y el arte es un catalizador fundamental en mi vida, es una medicina sin la que estaría perdido.

 

Compartir Compartir en Twitter Version imprimible Version PDF

Comentarios

Deja un comentario

NUEVO
Requiere confirmación por e-mail para evitar el uso de spammers. El e-mail es obligatorio.


Comentario:

Mira las condiciones aquí
Nombre:
Email:
(no se publicará)
Web:
Código de seguridad: Suma 5 y 1

Últimas noticias

15/01/21 07:12
El Teatre Romea prorroga 53 diumenges, de Cesc Gay, fins el 28 de febrer

15/01/21 07:05
Badalona formarà part d’un programa pilot per introduir millores al sistema de sobreeixidors del col·lector de Llevant

14/01/21 06:32
La Fundació Catalunya La Pedrera impulsa investigacions de joves professionals de la salut

13/01/21 18:30
Quatre agents de la Guàrdia Urbana han estat brutalment agredits aquesta tarda quan han descobert un pis amb la llum punxada on hi havia una plantació de marihuana

13/01/21 06:44
Badalona obre la convocatòria d’un nou pla d’ocupació, d’un any de durada, destinat a la contractació laboral de dones que es trobin en situació d’atur


Aviso Legal  -  Política de Privacidad  -  Contacto

La 'b' estilizada es un diseño de Manuel Esteban - Badanotis© 2009 - 2021 - Contacto webmaster