BADANOTIS
Instagram Twitter Google + Facebook Youtube Goear RSS
Domingo
19 de Noviembre de 2017
Web de noticias de Badalona
y Sant Adrià



La Barcelona del 1938
La Barcelona del 1938

Margarita T. Pouso - 28/05/2013 12:44

Obra: Barcelona
Director: Pere Riera
Iluminación: David Bofarull
Vestuario: Georgina Viñolo
Escenografía: Sebastià Brosa
Lugar: Teatre Nacional de Catalunya (TNC)
Sala: Sala Grande
Dirección: Carrer l'Art 1 (08013). Barcelona
Primera parte: 1.30h
Entreacto:  20'
Segunda parte: 45'
Precio: 19,05€ - 38,09€

El Teatre Nacional de Catalunya (TNC) se viste de Barcelona en su Sala Grande para rendir homenaje a la sociedad catalana de 1938. La obra teatral, dirigida por el dramaturgo Pere Riera, se enmarca en la Guerra Civil Española, concretamente en los ataques aéreos que fulminaron la ciudad barcelonesa en marzo de 1938 y que representaron uno de los mayores golpes sobre la población civil por parte de un bando nacionalista, que pronto se consolidaría como régimen dictatorial.

Ocho actores representan a una familia catalana, burguesa y republicana, cuya actuación gira en torno a Elena y Núria, ésta última como matriarca. Sus dos hijos, Victòria y Tinet, su suegro, Joan, y la mayordoma, Nati, componen el núcleo familiar que acoge muy a menudo a un amigo pintor y bohemio, Simó, y al prometido de Victòria, Ramon. Una sorpresa resulta ser la llegada de Elena, una amiga cercana a la familia que hacía cuatro años que permanecía en Francia lanzando su carrera como actriz, y que reaparece en plena guerra con motivo de celebración de los 18 años de Tinet. Ese "abandono" será motivo de reproche constante a lo largo de la obra por parte de Núria, al haberse quedado ella viuda tras el asesinato de su marido y no haber recibido apoyo alguno para sacar adelante a su familia.

Lejos de retratar los fascículos históricos a los que las generaciones posteriores al 1938 tienen fácil acceso, Pere Riera ha optado por reflejar una crónica de la sociedad catalana burguesa durante la guerra. Lo consigue a través de referencias constantes que vinculan el microcosmos del interior de una mansión con la realidad bélica de su exterior. De la boca de algunos de los protagonistas se comenta la llegada de los aviones Heinkel a la Barceloneta y el alcance que sus bombas estaban teniendo por Montjuic. Además de que "los hospitales no daban abasto", las menciones a la poca variedad de alimentos que la familia poseía son continuas, por lo que la teatralización de las penurias de la Guerra Civil se hace más que evidente en el escenario.

Por otra parte, las personalidades de Núria y Elena, exquisitamente interpretadas por Míriam Iscla y Emma Vilarasau, reflejan las dos actitudes que los españoles tomaron ante la guerra: la primera de resistencia y la segunda de huída.

Pere Riera ha sabido cómo equilibrar la cruda realidad de los bombardeos de Barcelona con una atmosfera familiar que aprovecha "el vivir". Vive, en ocasiones, a trompicones, inerte y obligada a dirigirse a un futuro incierto. No obstante, son muchos los momentos en los que la familia goza del resguardo que supone su estabilidad familiar, en contraposición a la inestabilidad política, y consigue evadirse de la realidad que le atañe. Derivado de ello, el ocio permanece como una constante en la obra del dramaturgo de Canet de Mar. Atrapan el sonido ambiente del teatro canciones populares como "Els focs artificials", "La Marieta de l'ull viu", "Ram-pam-pam" de Josephine Baker, "La Santa Espina" de Guimerà i Morera y "Por una cabeza" de Carlos Gardel. En ésta última, Núria y Elena bailan al son del tango. El baile queda plasmado más como un ejercicio caprichoso por parte del autor que no por un sentido concreto. Aun así, la intención de cada canción en el minuto teatral que le corresponde transmite un sentimiento acorde con el guión.

Barcelona, título escaso y menos acertado que el de Barcelona 1938 que propuso Josep Maria Benet i Jornet a Pere Riera, inmiscuye en su guión sagaces toques de humor con los que hace reír y aplaudir al público. Ello siempre ocurre en el mismo espacio, el salón de una casa. En él, se hace uso de unos efectos especiales del todo logrados y nunca excesivos, por ejemplo, en el instante en el que caen las bombas. Ambos, la espectacularidad de los efectos y un sonido vibrante, no permiten recordar las limitaciones que posee la arquitectura del teatro, pues el propósito de los mismos se palpa a flor de piel.

Con un uso envidiable de la lengua catalana y con una estructura atrayente, Pere Riera aborda con respeto el hundimiento ideológico republicano en la época de la Guerra Civil, así como la frustración de los ciudadanos catalanes en ver que su lucha por las libertades individuales se tradujo en un resultado para nada democrático: una Catalunya bombardeada.

Compartir Compartir en Twitter Version imprimible Version PDF

Comentarios

Deja un comentario

NUEVO
Requiere confirmación por e-mail para evitar el uso de spammers. El e-mail es obligatorio.


Comentario:

Mira las condiciones aquí
Nombre:
Email:
(no se publicará)
Web:
Código de seguridad: Suma 4 y 0

Últimas noticias

18/11/17 08:51
El Teatro Blas Infante de Badalona acoge el sábado 25 de noviembre el concierto de Manuel Fernández 'Una Navidad para todos'

17/11/17 06:55
Badalona es mostra: 'Performance emocional'

17/11/17 06:52
Badalona es mostra: 'L'aniversari'

17/11/17 06:49
Badalona participarà al concurs El Contenidor d’Or amb l’objectiu de millorar el volum de recollida selectiva del vidre

17/11/17 06:44
Fernàndez jugarà el Ciutat de Barcelona contra Ovtcharov


Aviso Legal  -  Política de Privacidad  -  Contacto

La 'b' estilizada es un diseño de Manuel Esteban - Badanotis© 2009 - 2017 - Contacto webmaster